Top five: Las cinco mejores playas del Caribe

¿Qué debe tener una playa para ocupar un lugar de privilegio entre las mejores del mundo? Arena blanca, aguas cristalinas, buen clima la mayor parte del año y, para quienes vivimos en este rincón austral del globo, cierta cercanía y coherencia horaria. Las playas del Caribe cumplen con estos requisitos, a lo que se suma el uso del idioma español en casi todos los casos, precios que no resultan desorbitados como los de Fiji o los arrecifes de coral australianos y un sabor latino que las hace únicas.

Por Luis Corbacho 

  1. Tulum

Fuera de los mega hoteles all inclusive que se repiten por toda la Riviera Maya, hay un mundo para ser vivido. Visitar la paradisíaca isla de Cozumel, hacer excursiones a los magníficos cenotes o piscinas naturales bajo cuevas milenarias o directamente salirse del circuito para encarar una propuesta hippie chic como Tulum.  

Playas tranquilas, chiringuitos a pasos del mar, grandes extensiones de arena blanca y un mar profundo, caminable al principio y oleoso al final, definen la propuesta playera de Tulum, donde las opciones de alojamiento están marcadas por eco casas, cabañas rústicas y posadas enclavadas en medio de la selva. A esto se suma el carácter histórico y ancestral del lugar, que conviene recorrer en un auto alquilado para no perderse ni uno de sus rincones, pudiendo manejar nuestros tiempos. La cultura maya encuentra su máximo exponente en Tulum: allí se le daba gran importancia a la planeación de la ciudad según la cosmología, con una construcción basada en el concepto de las cuatro esquinas​ en referencia a los puntos cardinales y la ciudad como cuadrilátero, representando un mundo ordenado, racional, hecho para dioses y hombres por igual. Uno de los edificios más importantes, El Castillo, está construido frente al mar, sobre un acantilado, y presenta elementos que hacen referencia al Sol y a Venus, además de asentarse sobre un imponente acantilado. El Templo de Dios, el Templo de los Frescos, el Parque Nacional –con sus maravillas arqueológicas intactas- y la pirámide de Chichén Itzá a pocos kilómetros de distancia hacen de Tulum un spot imperdible del caribe mexicano.  

  1. Horseshoe Bay

Este paraíso centroamericano merece ser descubierto, aunque se encuentre en el temido y mítico Triángulo de las Bermudas y muchos no se atrevan a volar hasta ese enclave geográfico plagado de leyendas sobre accidentes aéreos. Una buena razón para animarse a la aventura son sus playas de arena rosada – acaso las únicas del mundo teñidas por este color-, casi mágicas y perfectas para nuestras fotos de Instagram. Fuera de esta playa, vale la pena tomarse un día para visitar la ciudad de Hamilton, capital y centro comercial más importante de Bermudas. Entre sus atracciones se encuentran la catedral de las Bermudas, de estilo neogótico, y el Fuerte de Hamilton, erigido durante el siglo XIX. Allí se pueden ver los cañones y las distintas armas que se construyeron en esa época y hacer shopping furioso -eso sí- a precios altos. Volviendo a la playa, Horseshoe Bay ofrece propuestas interesantes como alternativa a la mera contemplación -trago en mano- de sus espectaculares arenas rosadas: el Bodysurfing (esto es, barrenar olas con el famoso Boogie de nuestra infancia) y el Caving (explorar las cuevas de agua turquesa y formaciones rocosas que se multiplican en el lugar) son dos actividades que ningún turista aventurero debe perderse. Dato para los exploradores nocturnos: la zona Southampton Parish concentra bares y restaurantes cargados de energía donde se crea un clima perfecto para conocer gente de todo el mundo y mezclarse con los locales.

  1. Playa Eagle, Aruba

Cabañas rústicas, arenas blancas y las aguas más cristalinas del Caribe se concentran en este spot que nunca pasa de moda. Eagle Beach fue elegida como la tercera mejor playa del mundo en los premios TripAdvisor Traveler 2017, no solo por su postal paradisíaca sino también por sus servicios: aunque no lo parezca, es una playa pública de fácil acceso por tierra, con parking spaces muy bien delimitados y zonas de picnic para escaparle a los paradores playeros o terminar varado en un all inclusive sin onda.

Playa Eagle, además, nos regala un video que hará explotar nuestras Instagram stories: nidos de tortugas (protegidos con marcas rojas y blancas), de los que podemos ver salir a cientos de tortuguitas recién nacidas en su travesía hacia el mar.

  1. Roatán

Centroamérica esconde algunas maravillas que pocos conocen. Roatán es una pequeña isla alargada de 83 kilómetros cuadrados ubicada en la bahía hondureña, en pleno centroamérica y a pocos kilómetros de la paradisíaca Belice. Si bien no es conocida por el gran público, esta joya encierra algunos secretos que vale la pena descubrir: un mar calmo y transparente por el que se puede caminar sin fin -como si se tratase de una inmensa piscina natural por la que inofensivos peces de colores nadan esquivando nuestros relajados pies- y un arrecife de coral que se ubica entre los mejores del mundo. Así, Roatán es una de las grandes mecas del buceo –profesional, amateur y para principiantes- en donde a cada paso nos encontramos con una escuela de Scuba Diving y pintorescos restaurantes de langosta recién salida del mar.

Luego viene la diversión social, con turistas cool de todo el mundo que se juntan en pequeños chiringuitos a beber, escuchar música y disfrutar de uno de uno de los mejores atardeceres del planeta. Dato de color: un vuelo directo desde Milán hace que estas tertulias estén plagadas de italianos e italianas que parecen salidos de una producción de moda europea y tienen muchas ganas de divertirse. Socializar con ellos es, quizá, la parte más divertida de unas vacaciones en Roatán.

  1. Playa del Carmen

Es una de las más populares entre los turistas argentinos. Todo comenzó con Cancún y el auge de los all inclusive a comienzos de los noventa. Con el tiempo, la franja que comprende la Riviera Maya, que va desde esta mega ciudad turística hasta la más bohemia y hoy tan de moda Tulum, fue cobrando protagonismo y los pequeños spots más hippies de Playa (así le dicen por allá a Playa del Carmen) cedieron su espacio al progreso del norte, lo que derivó en un centro comercial que parece salido de Miami, con las principales marcas de lujo de todo el mundo allí concentradas y las clásicas low cost fashion tipo H&M o Pull and Bear a metros de lo que antes era un pueblito de clima autócotono de aguas azules.

 

Deixe uma resposta